Mostrando entradas con la etiqueta Partes de guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Partes de guerra. Mostrar todas las entradas

Bando declarando del estado de guerra en Sevilla el 18 de julio de 1936

ESPAÑOLES:
Las circunstancias extraordinarias y críticas por que atraviesa España entera; la anarquía que se ha apoderado de las ciudades y los campos, con riesgoes evidentes de la patria, amenazada por el enemigo exterior, hacen imprescindible el que no se pierda un solo momento y que el Ejército, si ha de ser salvaguardia de la nación, tome a su cargo la dirección del país, para entregarlo más tarde,cuando la tranquilidad y el orden estén restablecidos, a los elementos civiles oreparados para ello.
En su virtud hecho cargo del mando de esta division,
ORDENO Y MANDO:
PRIMERO. Queda declarado el estado de guerra en todo el territorio de esta división.
General Queipo de Llano desde Radio Sevilla el 18 de julio de 1936
*Los datos aquí publicados han sido contrastados con varias fuentes. 

Radiograma del jefe de la circunscripción de Melilla al jefe de la 81 división en Oviedo


18 de Julio Bando National
RADIOGRAMA DEL JEFE DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN DE MELILLA AL JEFE DE LA 81 DIVISIÓN EN OVIEDO
A las 10:00 horas
Este Ejército, levantado en armas, se ha apoderado de todos los resortes del mando de este territorio.
La tranquilidad es absoluta.!Viva España!
De Ceuta sale el destructor Churruca con dirección a Cádiz, transportando el 1° Tabor de Regulares Indígenas de Ceuta número 3, al mando del comandante oliver, y el 2° escuadrón del capitán Sanjuán.

Parde de guerra del 17 de Julio de1936 : EL ALZAMIENTO NACIONAL

1936
EL ALZAMIENTO NACIONAL
17 de Julio Bando National
BANDO DE DECLARACIÓN DEL ESTADO DE GUERRA EN MARRUECOS
Don Francisco Franco Bahamode, General de División, Jefe Superior de las Fuerzas Militares de Marruecos y Alto Comisario
HAGO SABER:
Una vez más, el Ejército, unido a las demás fuerzas de la Nación, se ha visto obligado a recoger el anhelo de la gran mayoría de los españoles, que veían con amargura infinita desaparecer lo que a todos puede unirnos en un ideal común: España.
Se trata de restablecer el imperio del orden dentro de la República, no solamente en sus apariencias o signos exteriors, sino también en su misma esencia; para ello precisa obrar con justicia, que no repara en clases ni categorías sociales, a la que ni se halaga ni se persigue, cesando de estar dividido el país en dos grupos: el de los que disfrutan del poder y el de los que eran atropellados en sus derechos, aun tratándose de leyes hechas por los mismos que las vulneraron; la conducta de cada uno guiará la conducta que con relación a él seguirá la autoridad, otro elemento desaparecido de nuestra Nación y que es indispensable en toda colectividad humana,tanto si es en régimen democrático, como si es en regimen soviético, en donde llegará a su máximo rigor. El restablecimiento de este principio de autoridad, olvidado en los últimos años, exige inexcusablemente que los castigos sean ejemplares, por la seriedad con que se impondrá y la rapidez con que se lleván a cabo sin titubeos ni vacilaciones.

Por lo que afecta al elemento obrero, queda garantizada la libertad de trabajo, no admitiéndose coacciones ni de una parte ni de otra. Las aspiraciones de patronos y obreros serán estudiadas con la mayor justicia posible, en un plan de cooperación, confiando en la sensatez de los últimos y en la caridad de los primeros, hermanándose con la razón, la justicia y el patriotismo, sabrán conducir las luchas sociales en un terreno de comprensión, con beneficio para todos y para el país. EL que voluntariamente se niegue a cooperar o dificulte la consecución de estos fines será el que primero y principalmente sufrirá las consecuencias.
Para Llevar a cabo la labor anunciada rápidamente,
ORDENO Y MANDO:
ARTICULO 1°. Queda declarado el estado de Guerra en todo el territorio de Marruecos Español y, como primera consecuencia, militarizadas todas las fuerzas armadas, sea cualquiera la autoridad de quien dependían anteriormente, con los deberes y atribuciones quecompeten a las del Ejército y sujetas igualmente al Código de justicia Militar.
Melilla, el 17 de Julio de 1936, al iniciarse el Movimiento Nacional