www.grupeer.com
Mostrando entradas con la etiqueta Batallas de la guerra civil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Batallas de la guerra civil. Mostrar todas las entradas

El hundimiento del acorazado España III



Parte “oficial” del comandante del destructor Velasco sobre el hundimiento del acorazado España:
“A las 6,35 se vieron unos pesqueros entre cabo Ajo y Quejo, disparando un cañonazo para ahuyentarlos; a las 6,30 se vio al «España» al N.; a las 7 se vio un pesquero al que se mandó atracar y cuando estábamos parados recogiendo a la gente se vio un barco que trataba de entrar en Santander.
Mandé desatracar al pesquero quedándose cuatro hombres a bordo, que decían “Ellos no volvían a tierra de ninguna manera”.

Se puso régimen de 26 millas y proa al barco que se proyectaba sobre Cabo Mayor, a 5.000 metros de distancia. A las 7,15 se hicieron 6 disparos con el cañón de proa, cesando el fuego al verse el barco parar y rumbo 270. Al llegar a las 7,20 al N. de la ensenada de Galizano a unos 2.700 metros de distancia de tierra, puse régimen de 10 millas y goberné hacia el E. por considerarme próximo al campo minado, se puso por Código internacional al barco mercante diciendo que hiciera rumbo N. En este momento, las 7,30, el «España» que durante la persecución del barco venía al N. nuestro, y se encontraba a una milla, metía a Er. y gobernaba al O. Al terminar de gobernar un marinero dijo “acaba de levantarse una gran columna de agua al lado del «España» y un fogonazo”.

Pensé enseguida que había tocado con una mina y me dirigí hacia él, manteniéndome al E. de él por temor a tocar nosotros también. Aprecié una fuerte escora del «España» a Br. y cuando me dirigí hacia él para acercarme porque ya lo veía parado y muy escorado, llamó por señales ópticas diciéndome que atracáramos.

Como así lo hice, aceptando el riesgo que suponía el maniobrar con mi buque en un campo minado y pensando solamente que en caso de hundirse el «España» su dotación solo tenía el nuestro como salvación, manifestándoselo así a mi Segundo Comandante, a quien dije “el «España» se hunde. Aquí nos salvamos todos o nos hundimos los dos” y se ordenó preparar la maniobra de atraque; aunque no había mucha mar, si había la suficiente para que los barcos golpearan fuertemente, además el costado del «España» es poco a propósito para el atraque, por los cañones que salen de sus bandas y los salientes de las hélices de este buque, hacía imposible el amadrinarse, así que decidí atracar solamente la amura de Er. a la aleta de Br. del «España».

Así se hizo sin dificultad alguna, quedando amarrado con una estacha a las 7,45, comenzándose inmediatamente el embarque de la dotación del «España». Estando en la faena del transbordo del personal, aparecieron dos aviones enemigos que fueron rechazados por la artillería de a bordo y la del «España». El transbordo al principio fue lento, porque se pensaba que aun podía salvarse el buque, hasta que los progresos de la inundación hicieron ver que era inútil esperar.

La proximidad de tierra, de donde debían de estar presenciando toda la operación, aumentaba lo angustioso de la situación, pues era de temer un ataque fuerte de la aviación enemiga y la presencia de los destructores rojos; así lo hice presente al mando del «España», haciéndole ver la necesidad de acelerar el embarque, pues todo podía terminar en un desastre mayor que el que presenciábamos.

Por otra parte este buque sufría considerablemente con los golpes que la mar nos hacía dar contra el «España», a pesar de las numerosas defensas de cois que se pusieron, produciéndose numerosas abolladuras y dos desgarramientos en la plancha del costado muy próximas a la flotación. Permanecimos atracados desde las 7,45 hasta las 8,30.

…A las 8,30, embarcado ya el Comandante del «España», se picó la estacha y se desatracó de él. Se pensó en torpedearlo para acelerar el hundimiento y tuve apuntados los tubos para ello, pero se desistió de ello. En realidad no era necesario, estaba ya próximo a meter la regala de Br. en el agua.”

Autor: Victor Luis Alvarez Rodriguez
*Los datos aquí publicados han sido contrastados con varias fuentes.

El hundimiento del acorazado España II


Los Gourdou y el hundimiento del acorazado España

Gourdou-Leseurre GL-32 / GL-633

Se conoce que por un pedido del Gobierno Vasco cuatro Gourdou-Leseurre LGL-32 fueron sacados de los almacenes de las escuelas de aviación francesas y enviados al Norte en los primeros meses de laguerra, al final del verano del 36 (es muy posible que viniesen algo reformados y llegasen a comienzos de octubre).

La fabricación de este avión se reanudó en ese mismo año 1936 para suministrar un pedido efectuado por la República Española, en el que aunque se mencione un número de 16 unidades, hemos comprobado que en el registro de matriculas F de Aviafrance (vease articulo dedicado a los Gourdou) solo aparecen 14 nuevas matriculas, también está documentada la matricula de otro aparato llegado en 1937 correspondiente a una fabricación muy anterior a 1936 (concretamente del año 1928 o 1929).

De la nueva fabricación lo más probable es que como mínimo dos aparatos el F-APPX y el F-APPY (números 452 y 453 de fábrica) también fuesen enviados al Norte y formasen escuadrilla con los antiguos llegados anteriormente, ya que del parte de salidas de Sondika hacia la ubicación del España el 30 de abril de 1937 se desprende que había como mínimo seis Gourdou en servicio
(fuente: Articulo de Rafael A. Permuy López en la REHM contestando a García Borrajo).

Por lo que es lógico suponer que descontados los cuatro aparatos antiguos llegados en 1936 había por lo menos dos más de los de la nueva fabricación.

Gourdou-Leseurre GL-32 / GL-633

Parece evidente que el destino de la salida era directamente el acorazado España, otro objetivo no tendría sentido cuando dicho acorazado estaba bloqueando la bahía de Santander.

Entre Sondica y la bahía de Santander con un simple mapa de carreteras se puede comprobar que en línea recta hay mas o menos unos 80 Km (el principal error en los argumentos de R.A. Permuy López es que eleva esa distancia a 160 Km).

Aceptando que los aviones salidos de Sondica tenían al España como objetivo, y admitiendo como velocidad de crucero los 160 Km/h que estima Permuy para los Gourdou (dato muy conservador, ya que su velocidad máxima rondaba los 250 Km/h), tanto García Borrajo como Valls ya estaban sobre la vertical del España a las 7,30 cuando se produce la primera explosión. (horario según lo escrito en el parte del comandante del destructor Velasco).

Por ello no es de extrañar que el acorazado ante la presencia de los aviones iniciase las lógicas maniobras elusivas, que le llevaron a contactar con una mina de las que habían colocado los buques de su propio bando.

García Borrajo me relató hace unos años que volaba sobre la vertical del acorazado y que lo vio maniobrar eludiendo las bombas, y además que el buque iba hacía atrás en el momento en que se produjo la explosión, también recordaba que había un fuerte fuego antiaéreo que hacía muy difícil precisar lo que pasaba en aquel confuso momento (este relato coincide con el posible impacto de la mina en la zona del pantoque de popa).

A García Borrajo se le han reprochado muchos errores e inexactitudes en este relato, pero en su descargo hay que tener en cuenta la edad y el tiempo transcurrido desde los hechos, uno de esos errores es que dijo haber despegado desde La Albericia y volar con Breguet XIX, cuando está bien documentado que realmente salió de Sondika con un Gourdou. ( A mí también me dijo que volaba en
Breguet el día del ataque al España y que iba acompañado de un observador de nombre Hernández o Fernández de origen asturiano añadiendo que el avión acompañante era un Gourdou). Como se ve este tipo de error es involuntario y gratuito ya que ni pone ni quita nada a la acción de volar sobre el España en aquel importante momento, la cuestión es haber estado allí, lo de menos es sí en Breguet o en Gourdou.

mapa ruta aviones bombardearon el españa

La explicación más sencilla es que un mes antes, el 31 de marzo de 1937, García Borrajo acompañado de un observador había atacado al mismo acorazado España con un Breguet XIX salido de La Albericia, siendo tocado el aparato por la defensa antiaérea del buque, como consecuencia de esta acción García Borrajo resultó herido, aunque no de excesiva gravedad, la conclusión que se saca es que con el paso de tantos años ambas acciones se han mezclado en su memoria, creándole una mas que evidente confusión.

Autor: Victor Luis Alvarez Rodriguez
*Los datos aquí publicados han sido contrastados con varias fuentes.

El hundimiento del acorazado España I



Acorazado España fotografiado desde el destrutor Velasco
El 30 de Abril de 1937 el acorazado España, que formaba parte de la marina sublevada contra el Gobierno de la República, fue hundido a la entrada de la bahía de Santander, en el hundimiento intervinieron los aviones Gourdou de la Aviación Republicana, de forma mas o menos decisiva según las fuentes que se elijan, por ello este trabajo intentará arrojar la mayor cantidad de luz posible sobre ese asunto.

Asimismo existe hasta nuestros días una cierta confusión sobre los diferentes tipos de aviones Gourdou-Leseurre GL-32 (LGL-32) que actuaron la aviación gubernamental del Norte en los inicios de la guerra, y también sobre esos mismos aparatos que posteriormente combatieron encuadrados en el Grupo 71 de las FARE (Fuerzas Aéreas de la República Española).

El Gourdou-Lesurre GL-32 se trataba de un antiguo modelo de caza de L'Armee de l'Air, que había estado en servicio como caza hasta 1934 y como aparato de escuela hasta 1936.
Gourdou-Leseurre GL-32 / GL-633
Entre otras cosas se pretende aclarar que características tenían los modelos de este avión que atacaron al acorazado España bombardeándolo el día 30 de abril de 1937 cuando se produjo su hundimiento. Y al mismo tiempo queremos disentir de parte del articulo que sobre la actuación del piloto Antonio García Borrajo escribió Rafael A. Permuy López en la REHM (Revista Española de Historia Militar). En dicho articulo Permuy López hace un análisis erróneo del papel de los Gourdou en el hundimiento del acorazado España.

Rebatiremos a Permuy López basándonos en sus propias fuentes, ya que opinamos que no supo interpretar correctamente los hechos al cometer el grueso error de duplicar la distancia desde Sondika a la ubicación del España, error que situaba a los Gourdou fuera del escenario en los momentos clave.

Corregidos los tiempos según la distancia correcta, el panorama es absolutamente diferente, ya que se demuestra que los aviones tuvieron tiempo de sobra para estar sobre la vertical del España cumpliendo los horarios conocidos.

Aunque lo mas seguro es que la causa principal del hundimiento del acorazado fue el choque con una mina, motivado por el movimiento del buque para tratar de eludir el ataque de los aviones (de ahí la importancia de la presencia de dichos aviones a las 7,30 horas), ya que el impacto parece ser que se produjo en la parte de popa.

Pero también es casi seguro que simultáneamente o posteriormente al contacto con la mina recibiese algún impacto de los Gourdou como desarrollaremos mas adelante, ya que existen demasiados testimonios en la memoria popular de Santander sobre la visualización de las caídas de las bombas como para no tenerlos en cuenta (fuentes orales, información de Antonio Ontañon Toca y otros santanderinos).
Autor: Victor Luis Alvarez Rodriguez
*Los datos aquí publicados han sido contrastados con varias fuentes.